marzo 15, 2011

Contracorriente

Título Original: Contracorriente
Director: Javier Fuentes-León
Guión: Javier Fuentes-León
Música: Selma Mutal
Fotografía: Mauricio Vidal
Elenco: Cristian Mercado, Manolo Cardona, Tatiana Astengo, José Chacaltana y Cindy Díaz.

Segunda película peruana que veo en mi vida. Muy agradable, bien hecha. Se torna fresca. Un guión parecido a varias películas. Por ahí escuché que me dijeron era la Brokeback Mountain pero en el mar. La música es muy buena, al igual que las actuaciones del trío protagonista, empezando por Cristian Mercado que le crees su personaje, su temor, su amor, su cariño. Tatiana Astengo que la hace de su esposa embarazada, la mejor del reparto la verdad, una actuación digna de elogios. Y por último pero no menos importante, el más conocido de los tres, el actor Manolo Cardona en una actuación también digna, se lleva algunas escenas, sobre todo en dos especiales, cuando llora y cuando está sentado solo en el piso de la casa de Mercado. 


"Se fiel a ti mismo"

4 comentarios:

troyana dijo...

Me gustó,me pareció distinta,utilizando un lenguaje similar al del realismo mágico en la literatura,con todas esas escenas a medio camino entre lo ficticio y lo real.
saludos!

daniel dijo...

Esta aun no la he podido ver, pero ganas no me faltan, y a pesar de que el año pasado el cine latino no brilló tanto como en el 2009, creo sin duda que esta es una buena propuesta a tener en cuenta.

Saludos Koke!

Jose Barriga dijo...

No se, no se... a mí no me llego a encantar en lo absoluto. No me creo NADA de esta historia, ni sus personajes ni sus terribles giros argumentales ni su "ridículo" final. Tenias muchas expectativas sobre esta película, pero finalmente me termino decepcionando.

sofia martínez dijo...

¡Me gustó! El reciente estreno de Looking 2 , una serie de hbo con temática gay, me llevó a descubrir nuevas propuestas en cuanto a películas que abordan la homosexualidad y es así como descubrí “Contracorriente”, un film que a traves de la tolerancia y respeto logran narrarnos una bellísima y sosegada historia sobre la dignidad. Esta película navega entre el melodrama de sobremesa más sentimental y el realismo mágico de tintes sociales y pretensiones ideológicas. Aporta un mensaje reivindicativo de cualquier orientación sexual y de exigencia para poder mostrarse como uno es, que recorre el camino surrealista y mágico a través del deseo.